Tokio 2020: Una decisión sin precedentes.

Un reto para el deporte.

 

En 124 años de historia, los Juegos Olímpicos jamás habían cambiado su fecha, sí, habían cambiado de hogar, pero ¿cambiar el ciclo olímpico? ¿qué consecuencias conlleva dicha determinación?

En un suceso sin precedentes y como consecuencia de la emergencia sanitaria derivada de la pandemia global por el virus SARS-CoV2, los Juegos Olímpicos Tokio 2020 fueron reprogramados para julio y agosto de 2021.

Anteriormente, habían sido cancelados por completo debido a las dos guerras mundiales, siendo los JJOO de 1916, 1940 y 1944 los que no vieron encenderse el pebetero, o fueron saboteados por temas políticos y sociales durante la Guerra Fría, con las ediciones de Moscú 1980 y Los Ángeles 1984 con visibles afectaciones.

El reto para el deporte.

Esta decisión ha hecho reestructurar planificaciones con base en el nuevo calendario de competencias, y ha buscado nuevas formas de entrenamiento ante esta pandemia, obligando a una evolución digital derivada de la imposibilidad de realizar deporte de forma presencial.

Las reuniones virtuales se han convertido en la herramienta más usada en estos momentos para dar seguimiento tanto a los deportes individuales como de conjunto, con el fin de darle continuidad al desarrollo físico y mental de los deportistas.

Queda pendiente conocer el impacto de la reprogramación del ciclo olímpico en otras competencias internacionales tales como los Juegos Panamericanos, Europeos, Asiáticos, así como competencias mundiales de las diferentes disciplinas deportivas e, incluso, la propia Copa de Mundo de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

El impacto económico.

El retraso al 2021 conlleva consecuencias severas en el sector económico, estimando una inversión adicional de ?2,500 millones de euros adicionales a los ?9,000 millones ya invertidos anteriormente.

Según reporta el Comité Olímpico Internacional (COI) que el aplazamiento tuvo un tiempo de cuatro semanas para valorar los aumentos presupuestales, así como para considerar la posibilidad de realizarlo. Este aumento presupuestal se desprende de la extensión de un año del operativo logístico que conlleva mantener las instalaciones, el pago de personal y de arrendamientos temporales para la competencia por un año más en espera del evento, teniendo en cuenta que se esperaba la finalización de dicho operativo en septiembre de 2020, posterior a la clausura.

La más importante contienda deportiva estará iniciando el 21 de julio con el futbol y béisbol, siendo el 23 de julio la inauguración y cerrando el 8 de agosto con la clausura en el recién reconstruido Estadio Nacional.

Autor: Prof. Claudio Torres García | Coordinador de Deportes. 

Colaboración: Lic. Nithe Muñoz Riveroll.

Fotografía: Dolores Hernández Monzón, estudiante de la Escuela de Mercadotecnia Internacional y atleta en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Teléfonos: 5594-1290 | 5603-5049 | ext. 201 y 204

Correo electrónico: deportes@upedregal.edu.mx

Da clic aquí y síguenos en Facebook | Instagram | Twitter 

¿Conoces nuestra página web? Da clic aquí. 

Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente representan la posición oficial de los Colegio La Salle de seglares, la Preparatoria La Salle del Pedregal o la Universidad Del Pedregal.