COVID-19

Cómo hacer frente a la situación.

 

Hablar de las consecuencias del CORONAVIRUS es complejo por tratarse de una situación extraordinaria que nos afecta a todos, la cual, hasta cierto punto, está fuera de nuestras manos. Y digo hasta cierto punto porque para hacer frente a la enfermedad y a sus repercusiones en los diversos ámbitos de la sociedad, es indispensable la participación de todos, sin excepción ni distinción alguna.

Si hablamos de enfermedad nos han informado en diversos medios cómo podemos evitar su propagación, pero depende de nosotros tomar la decisión de acatar las normas de prevención con las que, si bien no podremos erradicarla, por lo menos sí podamos disminuir sus efectos en cuestión de salud y mortandad.

En cuanto a las consecuencias laborales y económicas, dependerá del trabajo en conjunto de la sociedad para poder hacerles frente, pero tenemos que estar conscientes de que se necesitará tiempo, dedicación y entusiasmo para superarlas.

Debido a la suspensión de actividades en las empresas con el propósito de evitar la propagación de la enfermedad entre su personal, a la fecha se han perdido infinidad de empleos formales e informales en México. Desde el punto de vista laboral, podemos afirmar que las dos partes de la relación de trabajo (trabajador-patrón) han sido afectadas por el COVID-19. Por una parte, en lo que se refiere a los trabajadores muchos han perdido su empleo, o, en el mejor de los escenarios, están percibiendo únicamente el salario mínimo; sin embargo, no todos tienen esa suerte pues algunos se encuentran en sus casas sin recibir salario, únicamente con la promesa de que una vez que termine la contingencia y la sociedad regrese a los trabajos paulatinamente, no serán despedidos.

Asimismo, hay trabajadores que siguen percibiendo un salario ya que laboran en alguna de las actividades catalogadas como esenciales, o los que trabajan desde casa (home office). Pero no todas las actividades son susceptibles para realizarse a distancia, porque ¿cómo podría desempeñar un obrero sus actividades desde su casa, si debemos de tomar en cuenta que muchos trabajadores no tienen acceso a la tecnología ya que no cuentan con una computadora o con internet en sus domicilios?

Por otro lado, tenemos a los patrones quienes, muchos de ellos, aún pagan salarios a pesar de que sus trabajadores no están laborando debido a que sus empresas se encuentran paradas por la contingencia; y, sin embargo, deben continuar pagando impuestos, renta y servicios, tales como: agua, luz, teléfono, entre otros; por lo tanto, también están realizando un gran esfuerzo por mantener a sus colaboradores.

Al resultar afectadas ambas partes de la relación laboral, es indispensable apoyarse mutuamente para salir adelante, pues solo el trabajo arduo, el análisis de la situación y la planeación de estrategias, podrá ayudarnos a hacer frente a la situación.

Autor: Lic. Miguel Ángel Martínez Villegas | Catedrático Distinguido agosto - diciembre 2019.

 Da clic aquí y síguenos en Facebook | Instagram | Twitter 

¿Conoces nuestra página web? Da clic aquí. 

Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente representan la posición oficial de los Colegio La Salle de seglares, la Preparatoria La Salle del Pedregal o la Universidad Del Pedregal.